.................................................

 

   

mujer policía EJECUTó a pareja DE PARQUE AVELLANEDA para robarles

Condena por doble crimen

07/07/2021 - Sonia Soloaga, ex policía que prestó servicios en la Comisaría vecinal 9C, fue condenada a prisión perpetua por el asesinato de un matrimonio de jubilados, Alberto Antonio Chirico y María Delia Speranza, ocurrido en junio de 2019 en la vivienda que tenían en el barrio de Parque Avellaneda. La mujer ejecutó el doble crimen para encubrir el robo de dinero. El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 consideró que a Soloaga le correspondía la pena máxima por haber sido la autora material del doble asesinato. La mujer pasará al menos 35 años en la cárcel, mientras que su pareja, el policía Diego Alberto Pachilla, fue absuelto del cargo de encubrimiento.

 

EMBLEMA DEL BARRIO
PARQUE AVELLANEDA

Nombre dado por Ordenanza N° 26.607, Boletín Municipal 14.288 del 04/05/1972.

Límites: Av. Juan B. Alberdi, Escalada, Av. Castañares, Lacarra, Av Tte. Gral. Luis J. Dellepiane, Portela, Av. Directorio y Mariano Acosta.

Población total: 54.191

Hombres: 25.484

Mujeres: 28.707

Superficie: 5,1 Km2

Densidad poblacional: 10.614 Hab/km2

(Censo del 1º de julio de 2001 )

 
   

Los jueces Alejandro Noceti Achaval, Gabriel Vega y Gustavo Rofrano consideraron que la ex policía fue la autora de un "robo agravado por haber sido cometido por un arma de fuego en concurso real con doble homicidio doblemente calificado por haber sido cometido para consumar el otro delito y lograr la impunidad (criminis causa) y por haber abusado de su condición de policía, que se agrava a su vez por haber sido perpetrado con un arma de fuego, en concurso real con falsa denuncia".

  Síntesis del hecho

El 11 de junio de 2019 Alberto Antonio Chirico (71 años) y María Delia Speranza (63 años) aparecieron muertos en su casa de la calle Eugenio Garzón 3587, barrio de Parque Avellaneda ejecutados de sendos balazos en la cabeza.

Por el hecho fue detenida Sonia Soloaga y su pareja de aquel entonces, Diego Alberto Pachilla, ambos Policías de la Ciudad que prestaban servicio en la Comisaría vecinal 9C, la comisaría del barrio. El móvil del crimen parecía haber sido el robo, ya que los familiares de las víctimas denunciaron un faltante en el hogar de $ 300.000 y varios miles de dólares. Al parecer la pareja de policías había ganado la confianza de estas dos personas, al punto de haberles franqueado el ingreso a su hogar. Una vez dentro los habrían ejecutado con un tiro en la nuca.

Desde la investigación señalaron que la clave para conectar a la pareja de policías con la causa fue una denuncia por el robo de $300 mil y de su arma reglamentaria que Soloaga formuló en una comisaría de la comuna 7.

La mujer afirmó que el mismo día del crimen iba en su auto cuando de atrás la chocó un Volkswagen Gol y por delante la encerró un Renault Duster y de cada auto bajó un delincuente armado. Según esa denuncia, los ladrones le robaron los $300 mil en efectivo y su pistola 9 milímetros reglamentaria, con la cual ella afirmó haber efectuado dos disparos, la misma cantidad de tiros con los que mataron al matrimonio Chirico. "No hubo ni un testigo de ese asalto, nadie que escuchara esos dos balazos y tampoco encontramos un video que constate que ese robo existió", dijo uno de los investigadores.

   
   

   
   

Ante la fragilidad del relato, los investigadores analizaron los registros de telefonía celular y comprobaron que los policías sospechados estaban en la zona del crimen en el momento en que éste era cometido. Esto al menos es lo que indican los registros de las antenas de la compañía. Fue por ello que la jueza ordenó secuestrar los teléfonos móviles de los imputados para que sean peritados con el fin de analizar sus llamadas entrantes y salientes y sus mensajes en redes sociales.

Frente a esto, la Oficina de Transparencia y Control Externo de la Policía de la Ciudad pasó a ambos efectivos a disponibilidad y les abrió un sumario administrativo.

Soloaga y Pachila fueron indagados por la jueza Peluffo, acusados de "robo y homicidio criminis causae" es decir, matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad.

Al parecer, por razones de servicio, Soloaga habría entablado una relación de confianza y cercanía con los vecinos Antonio Chirico y María Delia Speranza, ya que estaba afectada a la seguridad de la zona donde se encontraba la vivienda de la pareja asesinada.

La pareja asesinada fue ejecutada mediante el mismo procedimiento: un balazo en la cabeza con un arma 9 milímetros, utilizando un almohadón como silenciador.

El hecho fue descubierto el 11 de junio por la tarde, cuando efectivos de la comisaría vecinal 9C de la Policía de la Ciudad que recorrían la zona observaron que el portón de la casa se encontraba abierto, localizaron a una hija que vive a una cuadra y cuando entraron hallaron los cadáveres de la pareja.

Carlos Davis

Fuente: Prensa Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

   
 

........   ....   

 
 

Estadísticas & Visitantes

Editor - Responsable: Carlos Davis
Humboldt 1911 - CABA - Cel: 15-4170-8400 - email: codavis@parqueavellanedaweb.com.ar

Inscripto en la Dirección Nacional del Derecho de Autor:
RL-2019-67960414-APN-DNDA#MJ

Visitas durante el año 2021

web analytics

ESTADÍSTICAS
 & VISITANTES