.................................................

 

   

Historias de nuestro barrio

Club Atlético El Nacional

19/03/2020 - Pocos vecinos saben que en una porción de terreno ubicado en la esquina de Lacarra y Directorio existió un club de fútbol llamado "El Nacional". Su historia comenzó poco tiempo antes que la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires le comprara a la familia Olivera los terrenos remanentes de su Chacra de los Remedios. La mayor parte de ese territorio fue destinado a la apertura de un parque público (Parque Avellaneda) pero un cuadrilátero limitado por las calles Alberdi, Olivera, Directorio y Lacarra, quedó ocupado por huertas y cultivos florales. En la porción sudeste de esa zona erigió su cancha "El Nacional", club que llegó a jugar en la 1º División.

 

EMBLEMA DEL BARRIO
PARQUE AVELLANEDA

Nombre dado por Ordenanza N° 26.607, Boletín Municipal 14.288 del 04/05/1972.

Límites: Av. Juan B. Alberdi, Escalada, Av. Castañares, Lacarra, Av Tte. Gral. Luis J. Dellepiane, Portela, Av. Directorio y Mariano Acosta.

Población total: 54.191

Hombres: 25.484

Mujeres: 28.707

Superficie: 5,1 Km2

Densidad poblacional: 10.614 Hab/km2

(Censo del 1º de julio de 2001 )

 
   

En la primera década del siglo XX, un grupo de jóvenes que tenía el sueño de formar un club de fútbol para participar en el campeonato de ascenso, se juntó para materializar sus ansias, trabajando duro para hacerlas realidad. Este deseo era bastante común para la época, a tal punto que la mayor parte de los clubes que hoy tenemos en nuestro fútbol nacieron en aquel momento de empuje, garra e ilusión.

En el año 1906 un grupo de jóvenes trabajadores de dos importantes empresas habían decidido formar un equipo, un club, para jugar al futbol y participar del torneo de ascenso. Obviamente que contaban con la venia de sus patrones. Esas tiendas eran nada más y nada menos que Gath & Chaves.

Al año siguiente, en 1907, al querer inscribirse en la Asociación del Fútbol Amateur para intervenir en la 2da División de Ascenso como jugadores del club Gath & Chaves, recibieron una respuesta dura que no habían considerado: ningún equipo puede tener el nombre de una "casa comercial". La respuesta no se hizo esperar, Gath & Chaves se transforma en el Club Atlético Nacional.

En ese año en particular se puso en práctica una nueva normativa para definir el ascenso. Más allá de esto los jóvenes de "El Nacional" hicieron una campaña notable llegando a ganar su zona en forma invicta.

En las semifinales vencieron a Quilmes por 2 a 1 y luego al famoso River Plate por 1 a 0, por lo cual se hicieron acreedores al soñado ascenso a primera División. Sin embargo, nuestro equipo de "El Nacional" no contaba con los favores y simpatías de los que comandaban el fútbol por aquellos años...

El asunto es que luego de haber disputado dos fechas en la primera categoría, sendos triunfos como visitante ante Reformer (1-3) y Lomas AC (0-3), los "mandamases" de la pelota adujeron que la cancha de nuestro equipo, ubicada en la esquina de Lacarra y Directorio, estaba rodeada de un "peligroso" monte de eucaliptus, y que tanto sus hojas como "conitos", a raíz del viento, inundaban el campo de juego tornándolo inseguro. Como si fuera poco (realmente lo era) agregaron la presencia "ominosa" de un ciprés detrás de uno de los arcos.

   
   

   
   

La cuestión es que, con estas pobres cartas en la mano, decidieron realizar una jugada que pocos hubiesen creido posible: argumentaron que la cancha del Club El Nacional no se encontraba "reglamentariamente apta" para realizar un partido de primera división. A esta decisión un tanto rebuscada le siguió otra aún peor: no le permitieron a "El Nacional" disputar sus partidos de local en otras canchas, por lo que la desafiliación se veia venir como un final inexorable.

El comunicado de la Argentine Football Association decía lacónico: "Teniendo en cuenta las pocas comodidades del field y el informe de los comisionados, el consejo resolvió retirar la afiliación concedida al Club Nacional, de acuerdo con la prescripción del artículo 9, inciso B, del reglamento interno".

Ante este escenario, don Enrique Salvareza (dirigente de River Plate) inicia urgentes gestiones para que se reconozca a River como equipo que debería ascender a Primera reemplazando de El Nacional. Sin embargo, los argumentos puestos en juego, no convencieron al Consejo Directivo de la Asociación, el cual mantuvo su postura. Más allá de esta situación, la suerte del equipo de Parque Avellaneda estaba sellada. Sin cancha habilitada y sin la posibilidad de competir, el sueño futbolero de aquel puñado de muchachos quedó desintegrado a medida que pasaron los días...

De esta manera el ascenso de 1907 quedó suprimido. En 1908, River se dispuso nuevamente a luchar por el ascenso, armando un equipo poderoso que incluyó a nueve jugadores del recientemente desafiliado club El Nacional.

La final de ese año se disputó entre River y Racing. Ganó River 2 a 1, pero el partido fue invalidado debido a que en el tiempo suplementario los hinchas riverplatenses invadieron el campo de juego de Gimnasia y Esgrima (Palermo) para festejar el segundo gol y el partido no pudo ser reanudado. La Asociación decidió que se realizara otro match, el cual fue ganado por River de manera clara, 7 a 0, y ya no hubo dudas: River Plate ascendía a Primera División.

Una nutrida cantidad de hinchas del extinto Nacional comenzó a seguir a sus antiguos ídolos en su nuevo club, de manera que muchos vecinos pasaron a engrosar las huestes riverplatenses y a formar parte de la vida institucional del club. Tan asi fue, que en una tumultuosa Asamblea (en la que la mayoría la poseían los recién llegados, empleados y jugadores de Gath & Chaves), se resuelve tratar el cambio de casaca (camiseta) por otra que luciera nuevos colores. Los dirigentes riverplatenses reaccionaron de manera enérgica aunque creativa (recordemos que eran minoría). Proponen abandonar el diseño de la banda roja pero conservando los colores. La nueva camiseta sería de bastones verticales, rojos y blancos, a los que se le agregaría una tira mas finita de color negro. Así quedó definida la nueva camiseta de River que permanecería en uso hasta 1932, año en que retoma el diseño de la banda roja tan conocido en nuestros días.

Carlos Davis

Fuente: Archivo Revista River Plate año 2000 - Diario La Nación

   
 

........   ....   

 
 

Estadísticas & Visitantes

Editor - Responsable: Carlos Davis
Humboldt 1911 - CABA - Cel: 15-4170-8400 - email: codavis@parqueavellanedaweb.com.ar

Inscripto en la Dirección Nacional del Derecho de Autor:
RL-2019-67960414-APN-DNDA#MJ

Visitas durante el año 2020

web analytics

ESTADÍSTICAS
 & VISITANTES