.................................................

 

   

LA VOZ DE LOS VECINOS FRENTE AL AVANCE DE LA PRIVATIZACIÓN

Sin memoria no hay identidad

10/01/2014 - Cuando el año 2013 transitaba por sus últimos días, dos reconocidos vecinos de la zona (por sus luchas en torno a la gestión asociada y participativa), Tito González Táboas y Fabio Oliva, publicaron un artículo en el diario Página 12 que sintetiza la sensación generalizada de los vecinos de Parque Avellaneda frente a la actual gestión porteña. Lamentablemente, cuando el Parque se encuentro a punto de cumplir 100 años de vida, la voz de los vecinos se encuentra prácticamente silenciada (o mejor dicho, ignorada) por quienes debieran ser custodios de la norma que define la manera en que se maneja el Parque.

 

EMBLEMA DEL BARRIO
PARQUE AVELLANEDA

Nombre dado por Ordenanza N° 26.607, Boletín Municipal 14.288 del 04/05/1972.

Límites: Av. Juan B. Alberdi, Escalada, Av. Castañares, Lacarra, Av Tte. Gral. Luis J. Dellepiane, Portela, Av. Directorio y Mariano Acosta.

Población total: 54.191

Hombres: 25.484

Mujeres: 28.707

Superficie: 5,1 Km2

Densidad poblacional: 10.614 Hab/km2

(Censo del 1º de julio de 2001 )

 
   

"Sin memoria no hay identidad y sin identidad no hay futuro." Esta frase se transformó en axioma para los vecinos de Parque Avellaneda (hoy parte de la Comuna 9) que protagonizaron y sostuvieron uno de los procesos más importantes de participación ciudadana corresponsable en la recuperación del espacio público.

Esta experiencia ya lleva 25 años ininterrumpidos de importantes logros en términos de avances hacia una concreción demostrativa, la primera, sobre qué significa la formula "Democracia Participativa" que acuñó la Estatuyente Porteña en la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Todo empezó por la recuperación del Parque Avellaneda, el segundo Gran Parque de Buenos Aires, por su extensión, su forestación y por la densidad histórico-cultural de su patrimonio natural y arquitectónico. Visibilizado y revaluado por el diseño y la elaboración participativa de dos leyes gestadas y redactadas por pura iniciativa de los vecinos ciudadanos: la Ley 1153/2003 que lo declara como Unidad Ambiental y de Gestión Asociada y la Ley 3042/2008 que define el inventario del Patrimonio Histórico del Parque Avellaneda y su entorno. Todo esto precedido y cimentado en la reparación del tejido social conformando un actor en red que con una mirada integral combina a la comunidad con técnicos y políticos. Fortaleciendo la identidad y la autoestima en torno al reconocimiento y la apropiación de ese patrimonio que permanecía oculto. Haciendo memoria, rastreando en la historia y exhumando los vestigios que sobrevivieron a décadas de olvido u ocultamiento. De allí emergieron y se hicieron visibles, comprensibles, los rasgos identitarios que configuran la "personalidad", que hace único y distinto de todos los demás, al Parque Avellaneda. Sobre esa base de memoria los vecinos ciudadanos se hicieron protagonistas corresponsables de la historia que siempre también en algún momento es presente. Planificaron un futuro que supo combinar los sueños colectivos dándole forma efectiva en su Plan de Manejo y lo convirtieron en el mejor parque de la Ciudad.

En el 2014, el Parque Avellaneda cumple 100 años y lo encuentra en una situación muy difícil, de resistencia frente a un gobierno de la Ciudad impermeable e insensible a la memoria, la historia y la participación social y que avanza en forma sigilosa en la privatización del espacio público.

¿Si queremos un futuro distinto para nuestra Ciudad de Buenos Aires no tendremos que revisar nuestra memoria colectiva? Este camino transitado en el sudoeste de la Ciudad se transforma en un ejemplo testigo, que es válido para todos y todas. Cada vez que somos capaces de recuperar y valorar nuestra propia historia, construimos identidad. En nuestras raíces, como personas o como pueblo, hay una esencia, una savia transformadora de nuestro presente que nos proyecta siempre a un futuro mejor. Hugo Chávez, en la entrevista de Ignacio Ramonet del libro Mi primera Vida, nos regala una frase que está en línea directa con lo que estamos describiendo. El gran líder latinoamericano dice: "La historia me absorberá", y sencillamente con estas palabras resume la transformación de su vida al descubrir en su juventud la importancia del compromiso político como servicio y que la historia de su vida era parte de un relato coherente que se afirmaba en la identidad del pueblo más humilde y que, aunque lleno de vaivenes, puede leerse a la distancia como un cauce que corre y nos invita a ser parte del ancho río de la historia.

Fuente:  Página 12

   
 

........   ....   

 
 

Estadísticas & Visitantes

Webmaster: Carlos Davis

Inscripto en la Dirección Nacional del Derecho de Autor (en trámite)

Visitas durante el año 2013

web analytics

Libro de visitas de La Floresta

ESTADÍSTICAS
 & VISITANTES

 FIRME NUESTRO
LIBRO DE VISITAS